Pozos de ambición "There will be blood"

1/31/2008

Sin duda cuando uno va a ver una película como "Pozos de ambición" y en el primer fotograma irrumpe un perturbador efecto sonoro que baña un paraje desértico te remueves en tu butaca, esta no va a ser una historia al uso de superación, medio biográfica tipo "El aviador", aquí hemos venido a ver cine del bueno.
La critica que podéis leer a continuación, es sobre algo más que una simple película, es la historia nacida de la imaginativa novelística de Upton Sinclair donde nos narra la condición humana en un determinado espacio de tiempo, el nacimiento del siglo XX, aunque en nuestra época no desentonaría nada.
Daniel Day-Lewis encarna a un prospector petrolifico, en el nacimiento de este negocio, cargado de ambición que le hace triunfar, con un hambre de conquista y astuto pero rudo en sus métodos o conductas.
La condición humana es débil, pero en esta cinta no explotan sin compasión ese hecho, es un relato comedido que no estamos acostumbrados de ver en la actualidad de nuestras pantallas.
Un accidente hará que las decisiones que tome el protagonista sean cruciales en la historia, y así mismo nacen dos tramas finísimas que se confunden en una sola.


Religión, ambición (palabra que usaré hasta
saciarme), sin nada de sexo, cosa muy loable, ya que para reflejar la bajeza humana es un arquetipo usado sin cesar; todo esto es "There Will Be Blood", su título original.
En este punto toca hablar del director de esta gran película, Paul Thomas Anderson que hace un gran trabajo detrás de la cámara y realizando una magnifica adaptación de la novela.
Anderson había realizado películas como "Embriagado de amor", "Magnolia" "Boggie Nights", obras que si bien no todas son de mi gusto, no hay que restar valor que no falla la forma, sino lo atractivo de la historia para una u otra persona.
De siempre se rodea de un buen reparto y de un buque insignia, con el a trabajado desde Gwyneth Paltrow, Samuel L.Jackson, Julianne Moore y Philip Seymour Hoffman con el que a repetido 3 veces. En "Pozos de ambición" es protagonista absoluto es Daniel Day-Lewis.


Daniel Day-Lewis nominado a los Oscar junto a siete candidaturas de la película en cuestión, ha recibido el beneplácito de crítica y publico; personalmente, en mi caso, estoy cerca del enamoramiento.
No puedo quitarme de la cabeza su voz, su rostro sucio y esa nariz torcida (mención aparte para el doblador de la versión en castellano, una elección fallida...). Sabemos que Day-Lewis no es un actor fácil de ver en muchos sentidos.
En diez años solo cuatro películas, la prolifera carrera fue en los ochenta donde casi cada año teníamos un estreno de este gran actor. Claro que la fama y consagración llegaron con "Mi pie izquierdo" de 1989 y "En el nombre del padre" de 1993, pero a partir de ese momento, el espacio entre películas se distancia.
También es difícil de ver, ya que encarna personajes complicados, tanto para protagonizar como para verlo en las salas; sabemos de la grandeza de Daniel Day-Lewis pero también sabemos que los personajes que últimamente encarna son de digestión pesada.


No es una obra maestra, de eso estoy seguro, hay errores como los cigarrillos ya liados (en 1900?¿), una pared montañosa que parece rascada por una excavadora, etc...; pero es una gran película con la que disfrutar.
No es de fácil digestión son dos horas y media de película de ritmo constante, que no trepidante, sin más moralina de la justa y necesaria; solo hay una gran pero, y ese es un final que no esta a la altura de toda la narración un final engañoso y precipitado tras un largo metraje.



Recomendado para adictos a grandes historias y desafiantes feroces de la actual metrica en el cine de los "90 minutos bastan para una pelicula".
Estreno para el 15 de febrero.


video

Nota Final: 8